jueves, 21 de julio de 2016

Arena Roja (Reseña)

Título: Arena Roja.
Autor/a: Gema Bonnín.
Género: Ciencia ficción, futurista, acción, aventura...
Editorial: Nocturna ediciones.
nº de páginas: 459
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Serie: Bilogía #1.
FAITH TIENE 12 AÑOS Y VIVE EN ASIA, EL PRIMER MUNDO.
Su objetivo es averiguar por qué su madre y las demás mujeres del vecindario se inquietan tanto cuando alguien las visita.
FAITH TIENE 14 AÑOS Y MALVIVE EN EUROPA, EL TERCER MUNDO.
Su objetivo es superar la academia de gladiadores a la que la han vendido por un crimen imperdonable.
FAITH TIENE 16 AÑOS Y SOBREVIVE... DE MOMENTO.
Ahora cuenta con un único objetivo: venganza.
Faith es una chica de apenas 12 años que vive en una urbanización llamada GoldenPark, en Asia (Hong Kong) ahora el primer mundo.
En aquel lugar no la falta de nada: tiene amigos, privilegios y vive junto a su madre y su padre al que apenas ve. Pues cada vez que viene, lo único que hace es encerrarse con su madre en una habitación lujosa y por su parte recibir apenas unas palabras que no se pueden calificar como cariñosas.
Además, extrañamente ningún niño o madre puede salir de dicha urbanización.

Un día un suceso cambia su vida, perdiendo absolutamente todo lo que conocía y sin tener tiempo para darse cuenta. Es vendida como esclava a una organización aparentemente legal de Europa, en el nuevo tercer mundo. Ahí, tras dudar entre convertirla en prostituta o gladiadora, su destino acaba en manos de una escuela de gladiadores, donde pasará los próximos tres años, aprendiendo todo tipo de técnicas, conociendo a nuevas personas y viendo como fallecen en la arena donde ella tarde o temprano deberá pisar.
Faith, ya no tiene ningún hogar al que regresar, su hogar quizá se haya convertido en el lugar al que fue destinada, el que nunca escogió y tanto detestaba...  en un principio.
Lo único que la mantiene con fuerzas es un fuerte sentimiento de venganza, por el que luchará y tratará de conseguir la libertad a toda costa, aunque para ello deba asesinar a otras personas que corrieron su misma suerte.
Empecé a leer esta novela gracias a las tres únicas frases que la resumen, ¿Cómo podía hacerme a la idea de lo que iba a encontrar? Lo único que tenía claro es que el hecho de que hubiera gladiadores en una época futurista me fascinaba y era extrañamente atractivo, no podía dejarlo pasar.
Primero y más importante, Faith es una protagonista fuerte, independiente y que a la vez posee esperanza, una palabra muy complicada si tenemos en cuenta el trauma por el que ha pasado, donde la arrebataron su inocencia y la volvieron una chica con carácter y emociones fuertes. Ella aspira a conseguir algo que un esclavo difícilmente lograría.
Su evolución es continua: de una joven confiada que poseía todos los privilegios, a una esclava obligada a entrenarse diariamente una cantidad de horas inhumanas. Pero a pesar de ello y de tener las cosas claras desde un primer momento, no huye de las necesidades humanas, no evita hacer amigos, no quiere estar sola por mucho que en ocasiones busque la soledad. Sus necesidades permanecen, convirtiéndola en una mujer a lo largo de todo el tiempo.
Todo es gracias a la narración en primera persona, donde podemos ver estos aspectos tan importantes de primera mano. Si no, solo veríamos a otra chica más perturbada por un destino injusto que únicamente lucha por sobrevivir en un continente hostil, agarrándose a un deseo prácticamente inconcebible.
Este quizá sea el primer problema de que disfrutes o no de su lectura, la protagonista va madurando, pero si no acabas de comprender su prepotencia y su aparente egoísmo, puede que no acabes sintiendo empatía suficiente. No obstante, a mí no me ocurrió, pues en todo momento fui con la mente abierta y esperando que ella tomara decisiones arriesgadas y peculiares. Que decidiera qué querer y qué hacer por consiguiente.
Pues, en un mundo donde el tráfico de personas es prácticamente legal así como los trabajos forzados, la venta de prostitutas o las luchas de gladiadores están normalizadas como hoy puede ser el fútbol, o por qué no, desgraciadamente las corridas de toros. No puedes esperar que la protagonista sea un ángel y no busque su propio beneficio en algún momento.

La novela comienza lenta pero no excesivamente, y pienso que la autora así lo quiso para sentar bien las bases y clavar a una protagonista realista y memorable, no una que careciera de un pasado bien definido y no sin una bomba que manifestara violentamente sus emociones y argumentara sus actitudes.
Cuando realmente comienza la acción y no puedes dejar de leer (al menos me pasó a mí) es en el último tercio de libro, cuando ya debe desenvolverse y ascender en el mundo.
Un mundo en su gran mayoría machista y cruel, debido al poco reconocimiento y el hecho de que subestimen a las mujeres gladiadoras. Y la propia compañía Hydrus, a la que fue destinada, trafique con mujeres, que mayoritariamente acaben en manos de hombres en busca de su propio placer, porque "no pueden valer para otra cosa si son bellas".
Crítica social que se muestra desde los primeros capítulos y que me parece espectacular la forma en la que aparece con frecuencia en distintas situaciones y personajes.
Ahora bien, hay muchos personajes, en especial hay dos de ellos que forman parte de su vida y por distintas razones son fundamentales:
Su madre Martina, quien la enseñó a amar el arte (hecho que se recalca cuando visitan monumentos en distintos países) y otras múltiples cosas que la servirán en su día a día.
(¿He dicho ya que las descripciones de arte me enamoran?)
Aquí tengo que decir que ella al principio del libro estuvo presente en una escena bastante inmadura y que no acabó de convencerme. Pero es una pequeñez que no tiene ninguna relevancia, podía haber sido omitida perfectamente porque no aportaba nada.
(Por eso yo he hecho borrón, aquello no ocurrió.)

Y Teseo, un hombre unos años mayor que ella, que resulta ser un misterio la mayor parte del tiempo. Él sí podía salir y entrar de GoldenPark y Faith sentía mucho interés en ese aspecto.
(¡Lo demás es confidencial!)


Este primer libro se puede decir que en su mayoría es una introducción, cuando acaba tienes la sensación de que realmente empieza lo grande. Puede deberse a que la editorial lo cortó en dos, porque quedaba excesivamente grande al parecer.
No obstante, es preferible eso a que la historia quede incompleta. Personalmente, me gusta que haya sido pausado pero con sus pequeños momentos de acción y drama.
Esto podría ser otro de las desventajas, al menos en la primera entrega ha faltado un poco más de acción, pero por mi parte bien, pues ha sido compensado con la profundización de otros personajes.
El romance también ha sido interesante, me ha gustado mucho. ¿Prescindible? quizá algunos piensen así, teniendo en cuenta que la protagonista es muy independiente. Incluso se me pasó a mí por la cabeza en algún momento. Pero me ha encantado, me ha emocionado en muchos momentos. Necesito saber cómo se va a seguir desarrollando ♥. Lo que más me ha convencido de él es que se ha ido desarrollando lentamente, y que parecía difícil que ocurriera.

Me encantaría explayarme más pero esto al fin y al cabo es una reseña y no puedo dejaros sin sorpresas ^^'.

Por último, decir que la autora es muy joven y es su segundo libro. Y en este, se nota que se ha documentado muy bien sobre el tema. Estoy segura de que va a ir evolucionando y trayendo más libros, realmente lo espero. Su forma de escribir es muy limpia y bonita. Narra muy bien, con las descripciones justas y manifiesta muy bien las emociones de Faith en todo momento. Estoy deseando el segundo libro que seguramente esté cargado de más acción y nos traiga nuevos retos que Faith debe superar :)

Conclusión: Arena Roja es una novela muy peculiar, que mezcla las luchas clásicas con el mundo del futuro. Personalmente me ha fascinado y ha sido una lectura que he disfrutado mucho. La recomiendo especialmente a gente que disfrute con la ciencia ficción, los espectáculos del pasado y esté dispuesto a darle vía libre a una protagonista fuerte capaz de superarse a sí misma. Realmente vale la pena darle una oportunidad, y lo mejor es ir con la mente abierta, sin expectativas y sin saber apenas lo básico, para que logre sorprenderte e infundirte múltiples sentimientos.

Ilustraciones por Lehanan Aida